¿Donde encontrar escorts de lujo en barcelona?

escorts en barcelona

Las chicas de compañía, o escorts, se han convertido en uno de los servicios que más atraen a las personas con dinero y poder. La estética es algo muy importante en nuestros días y no cabe duda de que contar a tu lado con una de las chicas de barcelona escorts vip te puede aportar la felicidad y el prestigio social que te estaba faltando.

Cuando se habla de prostitución no se hace referencia sólo a la dignidad de las mujeres que lo ejercen, en las condiciones higiénicas, o a la moralidad de la profesión, también se habla de un problema mucho más grande y peligroso: las mafias. Porque no se puede negar que la prostitución viene generada, especialmente, por un tráfico de mujeres que están sometidas a la violencia de las mafias. La mayor parte de la red viaria catalana de la prostitución está regulada por los grupos albanokosovares, que fueron de los primeros a llegar a España y Barcelona, y después de hacerse con el tráfico de órganos y ser los autores de una oleada de robos en los polígonos industriales, se decantaron por el negocio ilegal del sexo.

Diferencia entre prostitución tradicional y escorts

Con la nueva ley francesa se prevé un éxodo tanto por parte de prostitutas como de clientes hacia los países vecinos. España, está claro, será uno de los “afectados”, que verá como los macroprostíbulos de la frontera empezarán a tener más tránsito, y cómo se empiezan a organizar fines de semana sexuales en Cataluña. Esto beneficiaría todavía más a las mafias, que a falta de una normativa estatal tienen bastante libertad para ejercer sus negocios fraudulentos.

Y es que el Estado español se encuentra en una situación de alegalidad en cuanto a la prostitución. La prostitución no es ilegal en España siempre que lo ejerza una persona adulta y por voluntad propia, y los únicos límites que presenta esta práctica es en los lugares donde se puede llevar a cabo. La ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como ley mordaza) sanciona a todos aquellos que mantengan servicios sexuales (o los soliciten) en zonas de tránsito público o destinados al uso de menores (como parques). Estas sanciones oscilan entre los 600 y los 30.000 € por los clientes, y de los 100 a los 600 € por las personas que se prostituyan. En Barcelona, por ejemplo, desde el 2012 que está prohibido ejercer la prostitución en la calle.

Ada Colau está moviendo hilos para regular la prostitución en Barcelona, hecho que todavía atraería más tránsito sexual a la capital catalana. Según el consistorio barcelonés no se trata tanto de legalizar la prostitución, sino de estar en sintonía con los colectivos que están a favor de una regulación, que reivindican los derechos laborales como trabajadoras autónomas y libres, que buscan más seguridad y que no aceptan las ordenanzas que las multan para intentar captar clientes en la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *