Videos para aprender a hacer masajes eróticos 

masajes-eroticos

El masaje erótico o sensitivo está recomendado para todas las personas y para todas las edades. Es importante en una relación de pareja porque sirve para relajarse, para disfrutar, compartir, mejorar la comunicación, contactar, sentir, dar amor y enriquecer la vida erótica, e incluso para tratar problemas sexuales.

A veces las parejas, buscando la excitación o el orgasmo, olvidan que el contacto con la piel es una fuente fundamental de placer e intimidad, por eso, el objetivo no es la excitación ni la erección, sino un recorrido por el cuerpo de la otra persona explorando cada centímetro de su cuerpo y “sentir”, tanto dando como recibiendo caricias. Por eso te vamos a enseñar unos videos masajes eroticos junto con algunos consejos.

Pasos a seguir para disfrutar al máximo

Antes de empezar se puede preparar un clima agradable, creando un ambiente cómodo y relajado (una conversación íntima, un baño juntos, una luz tenue, música de fondo, velas…)

    • Una vez desnudos, uno de los miembros de la pareja se tumba boca abajo con los ojos cerrados, y el otro le acaricia suavemente, sin prisa, desde la punta del cabello hasta los dedos de los pies. Se pueden ir probando diferentes tipos de caricias (con los dedos, con las palmas de las manos, las uñas, los labios…), y se puede utilizar aceite de masaje, pintura para el cuerpo, polvos comestibles, vibradores…
    • Después se pide a la pareja que se dé la vuelta repitiendo el masaje por la parte delantera del cuerpo, recorriéndolo íntegramente.

  • Una vez hecho esto, se cambian los turnos, la persona que lo daba pasa a recibirlo y viceversa. Cada uno dedicará un mínimo de 15 minutos al otro.
  • Para acabar, se pueden dedicar unos minutos a comentar qué han sentido los dos cuando daban el masaje y cuando lo recibían: qué le ha gustado más, y qué sensaciones ha experimentado.

Puede ser que una imagen valga más que mil palabras pero entre sábanas, verbalizar el placer que una siente puede resultar una excitante herramienta para interactuar con la pareja.

Las palabras obscenas, los gemidos, los murmullos, las conversaciones subidas de tono son en muchas ocasiones las responsables de que el señor Orgasmo tenga una llegada simultánea. Sin embargo, no todo el mundo se siente igual de cómodo con el lenguaje erótico. Aprende a usar un lenguaje más caliente y no por eso grosero, y vuelve loco a tu hombre

Deja la timidez a un lado, controla el ritmo, no te aceleres por ir directa al grano. Llama a las cosas por su nombre y no reinventes. Entrénate en tus momentos de intimidad y conviértete en toda una experta del lenguaje sexual. A fin de cuentas, a todos nos gustan que nos digan cositas mientras nos estamos relajando, así que las palabras adecuadas son la combinación ideal para un buen masaje erótico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *